12 de agosto de 2020

Domingo Ortiz, lateral guerrero y pulcro

Una historia que eriza la piel, nadie puede estar ajeno, menos aún aquellos que en carne propia sufrieron los embates del hambre e insomnios bajo las frías o calientes graderías de un estadio de fútbol. Es una historia de inspiración y  superación, pues dejar la comodidad del hogar, la calidez de los parientes y aventurarse en suelo extraño por un sueño, exige  coraje, valentía y determinación.

Domingo Ortiz forjó su carrera de futbolista a los 17 años, cuando tomó su mochila con algunas ropas y partió a Asunción, tras su sueño. Y no se amilanó ante los obstáculos hasta que llegó a jugar en primera división y se codeó con futbolistas de quilate: señal elocuente, que se pueden alcanzar las consignas, a pesar de las adversidades.

Tras superar los momentos críticos y empezar a saborear las mieles de tanto esfuerzo, porque  logró títulos y ascensos, una grave lesión, fractura de tibia y peroné interrumpió su carrera, y en consecuencia, los anhelos que aún tenía. Sin embargo, no se arrepiente de lo que le sucedió, mira adelante, sin desvincularse de lo que hace sentir realizado, el deporte. A pesar de su juventud, ya dirigió varios clubes y a la selección Paranaense de mayores. Actualmente está inmerso en un proyecto deportivo, a través del cual pretende aportar su experiencia formando juveniles jugadores y buenas personas.

Como jugador sobresalió en el perfil derecho de la defensa. Era batallador, pulcro, no desistía hasta lograr su cometido. Si el técnico lo necesitaba en el extremo opuesto, jugaba como si fuese zurdo. Tenía visión para salir jugando, apoyaba bastante a los atacantes, pues sus proyecciones, generalmente terminaba con centros aéreos.

INICIOS

“Desde niño trabajaba con mi mamá en el mercado de abasto de Ciudad del Este. Luego fui a la casa de mi padrino, en el Km. 8, y de allí venía a entrenar en la escuela del profesor Cosme Barceló (en el exaeropuerto Alejo García)”, sostuvo.

“La cancha era el lugar donde me sentía muy bien, porque estaba en la pobreza extrema, sin embargo, allí todos éramos iguales, ricos y pobres estábamos entrenando juntos. Por eso, veía que en el fútbol me sentía igual que los demás”.

REGALOS DEL FÚTBOL

“Estoy agradecido al fútbol, me dio mucho, que hasta ahora me sirve en la vida: las amistades, educación, disciplina. Estoy feliz por lo que me dio el fútbol”, manifestó.

GRAVE LESIÓN

“Me sentí mal cuando me accidenté, caí en depresión, no es fácil que se cambie tu vida de un día al otro. Aprendí que Dios hace las cosas por algo, entonces acepté y aprendí que hay que estudiar. La carrera del futbolista es corta, 10 o 15  años, y recién después empieza la vida”.

Aseguró que no  pudo hacer mucho en el fútbol, pues la lesión le impidió, justo cuando maduraba profesionalmente, pues tenía 28 años. “”Me hubiese gustado haber hecho algo más”.

Se lesionó jugando por 12 de Octubre, club que asumió los costos de la cirugía. Estuvo 6 meses en reposo. Posteriormente, al recuperarse, regresó a su domicilio y allí se resbaló y volvió a fracturase los mismos huesos.  

Decidió retirarse, porque intentó fichar en otros clubes, y no encontró espacio. Entonces, adoptó otra faceta, estudió licenciatura en preparación física durante 5 años, luego 2 años más para ser director técnico de fútbol. “Graduarme en dos carreras para alguien que viene de la pobreza extrema es importante, para mi tiene mucho valor”.

AYER Y HOY

“Se perdió la pasión y entrega que antes había. La camada del 2004 y 2005 del 3 de Febrero me quedó en la mente, porque nos sentíamos identificado con el club, estábamos comprometidos con el club, la ciudad y el departamento. Nos hicimos fuertes, sobre todo, de local, nos hicimos respetar”, expresó.

“En esa época, todos los clubes que vinieron a jugar, perdían en contra nuestra. Impusimos respeto, esas virtudes faltan actualmente. Necesitamos imponerse la identidad, querer a nuestra ciudad, donde nacimos, trabajamos y crecemos. Hoy en día, los chicos están más distraídos por los celulares o redes sociales. Necesitamos volver a ganar en base al amor que debemos tener a la ciudad”, añadió.

UN TÉCNICO

“Es un poco difícil optar por uno, porque siempre intenté captar algo de cada uno. Trabajé con Mario Jacquet, un profesional con carácter (a veces me siento identificado con él, dijo entre risas). Con Alicio Solalinde aprendí la igualdad, porque equipo que ganaba no se cambia. Con Gabino Román, un DT simple, pero muy eficiente. De todos aprendí bastante”.

MOMENTO MÁS DURO

“Cuando fui a Asunción pasé hambre,  a veces comía y otras veces no. No tenía para mi pasaje, tuve que caminar mucho para ir a los entrenamientos. Los inicios siempre son duros. Pero luego viene la recompensa, cuando se llega a primera, aunque en los campeonato de Ascensos tampoco reditúa, porque, prácticamente no hay plata”.

ANÉCDOTA

“El año pasado, cuando Corrales descendió, (yo era DT de la Reserva) vinimos en bus y el colectivo se descompuso en el Km. 28. Estábamos tristes, dolidos y tuvimos que caminar unos kilómetros para tomar otro vehículo para llegar a nuestras casas”.

GOL MÁS IMPORTANTE

“En el 2007 marqué el gol que sirvió para evitar el descenso de 12 de Octubre””.

MENSAJE PARA LA JUVENTUD

“Tengo un pequeño centro de formación que se llama Proyecto Crecer, allí siempre les inculto que no deben dejar de soñar. Las adversidades siempre habrá, a veces los padres son duros con ellos, porque  quieren solucionar sus problemas económicos con ellos. Pero deben tener vida disciplinada para llegar al objetivo, aunque no todos puede llegar a ser jugadores”.

Manifestó que uno puede estar vinculado al deporte, desde otras facetas, pero esencialmente hay que formar buenos ciudadanos, que sean útiles en la sociedad.

Domingo Ortiz (cuarto, en cuclillas, desde la izquierda) en el equipo campeón de 3 de Febrero en el 2004, junto con otras figuras como Rafael Agüero, Juan Cardozo, Oscar Cardozo, Roberto Gamarra, Ramón Cáceres, Nery Quintana y otras.

UN SUEÑO

“Trabajar con los chicos para que se mentalicen, que Ciudad del Este debe ser potencia, es una ciudad con gran potencia económica, en el fútbol debería ser potencia, tener un equipo en primera. Se debe iniciar un proceso en serio, que generalmente no se quiere hacer. Ciudad del Este merece estar mejor en el fútbol. Las autoridades deben estar comprometidos y apoyar, porque hay clubes que cobrar a los chicos para jugar en las inferiores y hasta para viajar, y eso no puede ser”.

AGRADECIMIENTOS

“Mi agradecimiento será siempre al doctor  Miguel Romero, que hasta ahora está en Olimpia. Cuándo me caí y me fracturé otra vez en el mismo lugar, fue él quien me operó en su sanatorio y lo hizo gratis. Hay una técnica que se llama intermedular, la que  12 de Octubre no hizo, porque no quería pagar los 25 millones de guaraníes que cuesta. De por vida le seré agradecido al doctor”.

FICHA

Nombres: Domingo Guzmán

Apellidos: Ortiz Rodríguez

Fecha de nacimiento: 4 de agosto de 1979

Lugar de nacimiento: Juan Manuel Frutos

Apodo: Mingo:

Esposa: Yamila Monges

Hijo: Joaquín Guzmán

Puesto: Lateral derecho e izquierdo

Estatura: 1,72 m.

Trayectoria: Tacuary, 3 de Febrero y 12 de Octubre.

Logros como futbolista: Campeón con Tacuary en 1999, ascendió a Primera con Tacuary en el 2002, campeón y ascenso con 3 de Febrero en 2004.

Logros como DT: Campeón con Juventud de San Cosme y Damián de Itapúa, campeón regional de Interligas con la selección de San Cosme.

https://twitter.com/deportescdepy
Visit Us
Follow Me
YOUTUBE
https://www.instagram.com/deportescde/?hl=es-la