7 de agosto de 2020

Teófilo Martínez, personalidad en la defensa

Su paso por el fútbol fue tan fugaz. Una lesión le cortó la chance y también el sueño de exhibir sus cualidades atléticas por más tiempo.  Es natural de Puerto Antequera, departamento de San Pedro. Cuando era niño, a los 13 años, debutó en primera. Su ascenso fue tan vertiginoso que llegó a la selección paraguaya juvenil.

La rica e inspiradora historia de Teófilo Martínez comenzó en su terruño. Su estatura le ayudó bastante, pues no parecía un niño, cuando le tuvieron en cuenta para estrenarse en el equipo principal del club General Marcial Samaniego. Posteriormente, lo llamaron a la selección Sampedrana para disputar el campeonato nacional de Interligas. Y le fue bien y a su selección. La seguidilla de buenos resultados permitieron que el equipo disputar la fase decisiva de la competencia en Asunción. Y allí, Martínez llamó la atención.

El camino estaba allanado para forjar el futuro en el fútbol. Un hermano suyo jugaba en Sol de América y lo llevó para vestir la casaca danzarín. Así comenzó su sueño, en 1989. Nadie podría imaginarse que esa carrera profesional sería exigua. Jugó hasta 1994, pues tuvo que dejar el fútbol obligatoriamente. Una lesión grave le impidió seguir. “Me operé tres veces, luego me di cuenta que las piernas ya no respondían. Entonces, resolví dejar”, recordó.

Era un lateral izquierdo rudo, con potencia. Hábil para las jugadas aéreas. También se desempeñaba de zaguero central. Imponía temperamento y personalidad en la cancha. Apear del corto tiempo que tuvo, se codeó con grandes atletas que marcaron época. Se retiró a los 24 años.

INICIOS

“Empecé a jugar en la Liga Sampedrana. A los 13 años debuté en el equipo de primera del club Gral. Marcial Samaniego de Puerto Antequera. A los 15 años me convocaron a la selección mayores de Sampedrana. Estaban Andrés Paredes Alviso y Ramón Riquelme.  Clasificamos para jugar en Asunción, siendo el jugador más joven. Así fue mi inicio. Un hermano mío, Florencio, jugaba en Sol, quien me llevó a ese club para comenzar mi carrera, profesionalmente”, recordó.

Selección paraguaya juvenil de 1991: Pistilli (kinesiólogo), César Velázquez, Raúl Duarte, Oscar Villaba, Oscar Dominguez, Teófilo Martínez y Andrés Paredes Alviso. Sentados: Andrés Duarte, Arsenio Benítez, Blas Alcaraz, Víctor Hugo Avalos, Juan Carlos Centurión y Alcides Salinas.

REGALOS DEL FÚTBOL

“Muchas amistades en muchos lugares. Me dio la posibilidad de relacionarme con personas importantes. El fútbol regala muchas amistades, que es lo más importante”.

AYER Y HOY

“Antes practicábamos en canchas no tan lindas, hoy en día hay comodidades de primera. Si alguien pinta bien, el empresario se encarga de él y hasta le pone sueldo. En nuestra época, teníamos que abrir camino solos”.

UN TÉCNICO

“El técnico que más influyó en mi carrera fue don Carlos Sanabria, quien me dio la oportunidad de debutar en primera, en Sol de América. Con don Antonio González aprendí mucho en la selección juvenil paraguaya. Era más un sicólogo que técnico. Me hablaba mucho, me aconsejaba, se ocupada de nuestra formación como persona, inculcaba cosas buenas y que como personas podamos desenvolvernos bien”, remarcó.

MOMENTO MÁS GLORIOSO

“Fue con la selección paraguaya, en 1991. Fui capitán del equipo, estuvimos en el Sudamericano de Venezuela. Es una motivación muy grande vestir la casaca de la selección nacional”.

GOL MÁS IMPORTANTE

“Dos goles metí jugando por la selección en el campeonato sudamericano de Venezuela. Le marqué uno al equipo local y otro a Perú”.

EL FÚTBOL PARAGUAYO

“Actualmente es muy competitivo, estamos parejos respecto a otros torneos de Sudamérica”.

LA ALBIRROJA

“Todo futbolista aspira vestir la casaca de la selección paraguaya. Si llega, es el momento pico, lo máximo. Que dejes tu valle, juegues en primera, y seas convocado a la selección es algo inédito, me sentí muy orgulloso vistiendo esa camiseta”.

Teófilo Martínez, con la casaca de Sol de América.

ANÉCDOTA

“Ibamos a jugar en cancha de San Lorenzo, yo estaba en Sol. En aquella época nos íbamos con los directivos, y chocamos de ida. Subí a las graderías para ver el partido de la categoría especial. El profesor Rivera se me acercó y me preguntó si voy a jugar. Le respondí que sí y a que se debe su pregunta. Me respondió que estoy temblando y que le llamaba la atención. Me asusté tarde del accidente que tuvimos”, rememoró.

MENSAJE PARA LA JUVENTUD

“Los más viejos podemos pedir a los jóvenes es que aprovechen la oportunidad que les brinda los padres. Actualmente hay mucha plata en el fútbol, pueden asegurar su futuro con una transferencia.  El fútbol es lo más bueno del deporte, que practiquen mucho, que se cuiden bastante y estén realmente preparados”.

ACTUALIDAD

“Resido en Hernandarias actualmente. Trabajo eventos con hoteles importantes de la región, con servicios de parrilla”.

AGRADECIMIENTOS

“A mi finado padre, a mi mamá, a mi familia y amigos fundamentalmente. A todos que me apoyaron en su momento”.

FICHA

Nombres: Teófilo

Apellidos: Martínez Ricardo

Apodo: Mata

Fecha de nacimiento: 23 de julio de 1972

Lugar de nacimiento: Puerto Antequera, San Pedro.

Esposa: Lourdes Mabel Santacruz

Hijo: Tainara y Walter

Puesto: Central y lateral izquierdo

Estatura: 1,87 m.

Trayectoria: Gral. Samaniego, selección Sampedrana, Sol de América, selección juvenil paraguaya.

Logro: Campeón con Sol de América en 1991.

https://twitter.com/deportescdepy
Visit Us
Follow Me
YOUTUBE
https://www.instagram.com/deportescde/?hl=es-la