21 de septiembre de 2020

Arnaldo Villalba, temperamento y personalidad

Carácter, personalidad y jerarquía eran algunas de sus características. Fue un enganche con temperamento, que luchaba en todas las acciones. Encaraba rivales y árbitros. Jugó 20 años profesionalmente y se siente realizado con lo que hizo en el fútbol nacional e internacional.



Con los 1,80 metros, bien podría ser un gran centrodelantero, sin embargo, brilló con calidad en la función de enganche. Tampoco tuvo problemas para desempeñarse en ofensiva y hasta de volante por ambos extremos. Tenía la facilidad porque manejaba bien ambas piernas.
Arnaldo Villalba fue otros de los tantos que comenzó con el recordado Cosme Barceló, alguien que hizo mucho por los niños, que luego sobresalieron en el balompié.


Tenía visión de juego, por eso le resultaba asistir a los atacantes. Su polifuncionalidad le permitía jugar de mediocampo en adelante. Le gustaba ejecutar los tiros libres y además era habilidoso, batallador.


Buen tiempo de su carrera deportiva la pasó en el fútbol asiático, donde forjó gran parte de su futuro, a base de mucho esfuerzo y renunciamientos. Hoy, como entrenador egresado, pretende recorrer otro camino, similar al que tuvo como futbolista.

INICIOS
“Comencé en la escuela de fútbol de Boquerón, a los 6 años, con el profesor Cosme Barceló. Pasé por todas las categorías de las inferiores y a mi regresó del Servicio Militar Obligatorio fui a jugar a Tavapy de la Liga Santarriteña. Después recorrí varios clubes y selecciones. Posteriormente, viajé a Indonesia, fiché por el Medan, pasé a Uruguay y luego regresé a Indonesia”, expresó.




REGALOS DEL FÚTBOL
“El fútbol me dio muchas amigos, oportunidades , la posibilidad de conocer otros país. Mediante el fútbol la ocasión de progresar, ayudar a mi familia, amigos y construir una casa. Jamás pensé que podría conocer Indonesia, por ejemplo. El talento es un préstamo de Dios, hay que saber utilizarlo. Una infinidad de buenos amigos”.

Arnaldo Villalba, en acción ofensiva, con la casaca de Barito de Indonesia.



EXPERIENCIA EN EL EXTRANJERO
“Gané nuevas experiencias, conocer otras personas, nuevas culturas, pude aprender a hablar el idioma indonés y otros dos dialectos más. Vi cómo la gente trabajaba con mucho sacrificio. En tres meses pude hablar el indonés para para manejarme. Dejé muchas cosas, la familia, amigos y fui en busca de un sueño, mejor vida, después del fútbol”, agregó.
Añadió que no tuvo problemas para adaptarse a la alimentación, por sabía cocinar , entonces preparaba su propio alimento.


AYER Y HOY
“El fútbol de hoy es más físico, más disciplina y es mucho más profesional, el futbolista tiene atención en todos los aspectos. En mi época uno entrenaba, pero sin la asistencia de profesionales como un preparador físico o nutricionista. Hoy día hay trabajos específicos para potenciar diferentes cualidades. En líneas generales, en mucho más profesional que antes”.



UN TÉCNICO
“Gustavo Matosas es un técnico con quien trabajé en Rampla Juniors de Uruguay. Tiene una mentalidad ganadora y sabe motivar. Aprendí mucho de él y por eso le agradezco y tendrá siempre mi respeto”.

CONFORMIDAD
“Plenamente conforme, realizado con lo que hice en el fútbol”.


MOMENTO MÁS GLORIOSO
“Fue cuando tuve la posibilidad de jugar contra Olimpia y Cerro Porteño y además, haber sido capitán el Barito en Indonesia. Es muy difícil que un extranjero obtenga la capitanía, eso para mi tuvo mucho valor”, resaltó



GOL MÁS IMPORTANTE
“Fue el 6 de junio, en Indonesia, fecha de cumpleaños de mi mamá, cuando marqué un gran gol”, expresó.

Arnaldo Villalba, último desde la izquierda, entre los parados, en el equipo de Barito de Indonesia.



MOMENTO DE TRISTEZA
“Sí, pasé momentos de tristeza, sobre todo, cuando emigré por primera vez a Indonesia. Pero pude superar porque tenía un objetivo, estaba convencido que podía llegar a mis metas y así fue”.


UNA ANÉCDOTA
“Estábamos en cancha de El Mensú para un amistoso contra 3 de Febrero. Cuando jugaba la reserva, el profesor Eduardo Rivera y Nicolás Duarte cruzaban la cancha. En ese momento dije fuerte que vino Yambay para ver el partido, porque Rivera tenía zapatos blancos. Entonces, preguntó qué dije y le dijeron, y todos nos reímos”.


MENSAJE PARA LA JUVENTUD
“Luchar por sus sueños, el fútboles para todos, pero solo que llega el que se esfuerza y entrena con seriedad. Nadie regala nada, hay que creer en su capacidad y trabajar duro”.


AGRADECIMIENTOS
“A Eduardo Rivera es como un padre para mí, es un gran señor. Fue el quien me dio la oportunidad de mostrar mi capacidad y lo que podría hacer. Una gran persona, un señor, un gran entrenador. Le soy muy agradecido”.

FICHA
Nombre: Arnaldo
Apellidos: Villalba Benítez
Fecha de nacimiento: 21 de octubre de 1978
Lugar de nacimiento: Ciudad Presidente Stroessner
Hijos: Elva Deolinda, Ana Fiorella, Ilda Noemí y Arnaldo
Posición: Enganche y delantero
Estatura: 1,80 m.
Trayectoria: Boquerón, Tavapy, Dr. Mallorquín, Tupí Guaraní, Cerro de Franco, 3 de Febrero, PSMS Medan (Indonesia), Rampla Juniors (Uruguay), Persibom, Persijap, Barito Putra, Persis Solo (todos de Indonesia), selección Paranaense, Santarriteña, Hernandariense y Ka’arendy.

Arnaldo Villalba, (tercero, desde la izquierda, en cuclillas) en el equipo de Gral. Caballero de Mallorquín, con Félix Sosa, Gustavo Samudio, Jorge Villar, Felipe Villalba, Adelio Barrios, Osvaldo Mendoza y otros. D.T.: Eduardo Rivera.








https://twitter.com/deportescdepy
Visit Us
Follow Me
YOUTUBE
https://www.instagram.com/deportescde/?hl=es-la