21 de septiembre de 2020

Rafael Agüero, serenidad y garantía en el arco


Sereno. Tenía buenas salidas, siempre bien posicionado. Todo su fulgor brilló en 3 de Febrero, club al que le dedicó gran parte de su carrera futbolística. Hernandariense genuino. Se inició en Nacional de esa localidad, escuela formadora de grandes atletas. Una lesión irrumpió su carrera. En la actualidad se dedica a transferir su experiencia y conocimientos.


Hablar de su calidad de persona es ser redundante. La sencillez y humildad son algunos de los valores que lo adornan. Rafael Agüero fue un arquero de gran calidad en el campo de juego. Saboreó las mieles de la gloria en aquella histórica consagración y ascenso a primera división de 3 de Febrero.


Integró la inolvidable camada, cuyos integrantes sellaron sus nombres en la historia del club esteño. Como vecino del barrio, comenzó en Nacional en las inferiores y luego se estrenó en el equipo principal. Con sus dotes ganó consideración y empezó su recorrido en el fútbol.


En 2014 dejó definitivamente el fútbol, aún cuando se recuperó a plenitud de la segunda lesión en la rodilla. Es que tenía otro proyecto, dedicarse a la preparación de arqueros. Y así fue. Al año siguiente comenzó a trabajar en 3 de Febrero hasta la actualidad.

Equipo de Nacional de Hernandarias, en el que Rafael Agüero comenzó. Aquí, junto a Carlos Alvarenga, Oscar Bergottini, Arnaldo Cortaza, Crispín Páez y otros.



INICIOS
“Empecé en el club Nacional de Hernandarias, que estaba cerca de mi casa. Comencé en las inferiores y a los 17 años debuté en el equipo de primera. En esa época el club jugaba en la Liga Paranaense. Oscar “Letradito” Cabrera era nuestro técnico. Éramos todos jóvenes, estaba Oscar y Carlos Bergottini, Lucas Laucero, Carlos Alvarenga, éramos un equipos de juveniles”, recordó.

En otro momento, agregó: “En 1999 jugamos un partido contra 3 de Febrero, allí los dirigentes me vieron y me llevaron para la liguilla final. Desde época me quedé en 3 de Febrero, y ese mismo año fuimos campeones en la Liga Paranaense”.

Rafael Agüero, en el equipo de Sport Colombia.



REGALOS DEL FÚTBOL
“El fútbol era un trabajo, en el que disfruto, porque me gusta. Me dio muchos amigos, conocí muchos lugares, conocí entrenadores buenos y malos, gente que aparece en el club para perjudicar y otras que vienen para ayudar. Me dio la posibilidad de hacer lo que me gustaba y sabía hacer. Me dio una casa nueva, el club 3 de Febrero, al que estoy eternamente agradecido, pues uno estaba allí cuando era el único equipo del interior en primera división. Hasta ahora estoy allí (ahora en otra faceta), la familia Aranda siempre nos apoyó y nos respaldó, estar rodeado de gente que vale la pena es muy importante”, resaltó.



AYER Y HOY
“Futbolísticamente no hubo mucho cambio, hoy día hay más marketing. En nuestra época estábamos más tranquilos. Hoy con la tecnología, no se escapa nada. En época de futbolista, uno vive en una burbuja, solo piensa en entrenar. Hoy estoy en otra faceta y veo el fútbol desde afuera”, dijo.
Añadió: “Paré de jugar hace 7 años, ahora los jugadores son más livianos, mental y físicamente, antes teníamos más fortaleza física y mental. A veces veo jugadores que actúa mucho en la cancha, es para el marketing, se tira y reclama mucho”.

Rafael Agüero (casaca celeste), en el equipo de 3 de Febrero del 2011 junto a César Llamas, Ricardo Ortiz, Arnaldo Pereira, Gilberto Velázquez, Arnaldo Castorino, Sergio Escalante, Edgar Aranda y otros.

“Saturnino Arrúa y Eduardo Rivera por el trabajo dentro del campo, liderazgo y ascendencia que tuvieron sobre el grupo»

RAFAEL AGÜERO



UNA GRAN TAPADA
“Es muy difícil elegir, pero en la final del 99 del campeonato Paranaense cuando estaba en 3 de Febrero tapé un penal al arquero Marín, si marcaba nos empataba y teníamos que ir a los penales. Eso valió el título, prácticamente. Y en Intermedia tuve dos partidos que me macaron, contra San Lorenzo y contra Cerro Corá, tapé jugadas de gol que sirvieron para ganar. Y tuve buenos momentos contra Olimpia, Cerro Porteño”, manifestó.

UN TÉCNICO
“Saturnino Arrúa y Eduardo Rivera por el trabajo dentro del campo, liderazgo y ascendencia que tuvieron sobre el grupo. Eran técnicos que tenían mucho carácter”, sostuvo.



MOMENTO DIFÍCIL
“Fue cuando descendimos de categoría con 3 de Febrero. Después tuve lesiones, pero perder la categoría con tu club es muy difícil”.



ANÉCDOTA
“En el 99 fuimos a Uruguay con la selección Paranaense Sub 19. Hacía un mucho frío. Olvidé llevar los guantes. Cuando estaba en la cancha, un nene me grita y me pregunta: ‘ Arquero y los guantes…? Le respondí: Yo no uso guantes. Después tuve que comprar para mis guantes”, recordó entre risas.



MENSAJE PARA LA JUVENTUD
“Siempre les digo que deben dedicarse al máximo, entrenar todos los días. Las redes sociales no les brindarán nada productivo para su carrera. Pueden llegar a ser profesionales. Las farras, bebidas y mujeres pueden esperar. Después de los 35 años, cuando uno para de jugar, estará en la mitad de la vida recién para disfrutar. O lamentarse después por no haberse cuidado y sufrir las frustraciones”, enfatizó.



FICHA
Nombres: Rafael Prudencio
Apellidos: Agüero Cremonese
Fecha de nacimiento: 11 de enero de 1980
Lugar de nacimiento: Hernandarias
Apodo: Pollo
Esposa: Shirley Rojas
Hijos: Rafael Alejandro (10 años), María Victoria (6) y María Luis (2)
Posición: Arquero
Estatura: 1,80 m.
Trayectoria: Nacional de Hernandarias, 3 de Febrero, Cerro de Franco, Sport Colombia, Sportivo Iteño y Luqueño.
Títulos obtenidos como futbolista: Campeón con 3 de Febrero en 1999, campeón con 3 de Febrero en 2004.
Títulos como preparador de arqueros: Campeón con 3 de Febrero en Sub 15, 16, 17, reserva y primera.

«Las farras, bebidas y mujeres pueden esperar»

RAFAEL AGÜERO
Rafael Agüero (centro), en su faceta de preparador de arqueros.




Siga a DeportesCDE en las redes sociales


https://twitter.com/deportescdepy
Visit Us
Follow Me
YOUTUBE
https://www.instagram.com/deportescde/?hl=es-la