21 de septiembre de 2020

Joel Almeida, atacante táctico y goleador


Determinante, luchador y táctico. Adornador por su calidez humana, Joel Almeida brilló con creces en los clubes en que militó. Cosechó inéditas consagraciones e impregnó su nombre en varios equipos. Colgó los botines, pero sigue ligado al fútbol, en otra faceta.



Era de perfil bajo, pero en la cancha se convertía y disputaba todas las pelotas. Inteligente, tácticamente era muy útil y tenía visión y calidad técnica para anotar goles. Formó parte de una gran camada de futbolistas, cuyos nombres quedan en la historia del balompié del Alto Paraná.

Su Acahay natal dejó en pos de mejores horizontes. Acompañado por sus padres, batalló en cada etapa por alcanzar su cometido. Dedicó 19 años de su vida al fútbol. Dejó de ser futbolista, pero incursionó en el arbitraje, otra faceta a la que calificó de apasionante. Empero, su futuro, considera que podría estar en la dirección técnica.

Joel Almeida (segundo desde la izquierda, en cuclillas), ene l equipo de 23 de Junio del 2011.




INICIOS
«Mi padre me inculcó desde muy niño para jugar al fútbol. Un día un amigo me invitó para irme a Ciudad Nueva, fui y jugué tres partidos en juvenil y luego debuté el primera. Después un grupo empresarial adquirió mi pase y fui a Asunción”, recordó.




REGALOS DEL FÚTBOL
“El fútbol me enseñó que debo luchar por lo que quiero, me dio muchas amistades, tengo amigos por todas partes. Con el tiempo uno valora lo que hizo en el fútbol, me dio una hermosa familia. Siempre soy bien recordado donde estuve, y también me dio la posibilidad de incursionar en el arbitraje, desde el 2014”, manifestó.

AYER Y HOY
“En la actualidad hay mucha velocidad, y la tecnología ayuda bastante para medir todo lo que el futbolista hace. Antes, el fútbol era más de choque y técnica”, resaltó.


MOMENTO MÁS GLORIOSO
“Cuando salimos campeones y ascenso a Intermedia con Cerro de Franco, además, en el 2007 fuimos campeones invictos con Tupí Guaraní, siendo capitán, y en el 2014 con Nueva Esperanza. Creo que los momentos más felices son cuando uno logra su objetivo de ser campeón”, expresó.


EL ARBITRAJE
“El arbitraje es apasionante, realicé un curso en el 2014 y luego incursioné y me gustó mucho. Es diferente ver el fútbol desde otra perspectiva. Recuerdo que antes, en mi época de futbolista era un poco plagueón, pero siempre me dirigía con respeto a los árbitros. Uno tiene que estar bien preparado para cada partido”, señaló.



GOL MÁS IMPORTANTE
“El gol más importante fue el que marqué en Nueva Esperanza, cuando el partido estaba a punto de terminar, anotó el gol del empaté, que sirvió para ser campeones, en el 2014. En el 2003 marqué un gol de chilena en cancha de Gral. Caballero de Zeballlos Cue para el 2-2, y otro de chilena que hice en cancha de Cerro de Franco, contra Iteño. Otro que recuerdo fue un gol maradoniano frente a Trinidense, cuando fui desde la media cancha y eludí a los defensores y al arquero para marcar”, rememoró.

MOMENTOS DIFÍCILES
“En el 2004, cuando estaba en un buen momento en Cerro de Franco, me fisuré el empeine, en un amistoso contra 3 de Febrero. Otro momento duro fue en el 2008, cuando iba a viajar a Pastoreo, mi hermano me llevó en la moto y de venida se accidentó y quedó en silla de rueda”, explicó.

UN TÉCNICO
“Fue Hugo Arsenio Gobnzález, me enseñó cómo un delantero debe jugar y moverse en ofensiva. Aprendí mucho de él”, indicó.

UNA ANÉCDOTA
“Estábamos en un hotel de Asunción y quería ducharme. Hacía muchísimo frío, y no entendía cómo usar las llaves para que salga el agua caliente. Como una hora analicé como se usar y no entendí, entonces, me bañe con agua fría”, dijo entre risas.

CONFORMIDAD
“No, estoy conforme con lo que hice en el fútbol, creo que tenía condiciones para jugar en primera. Quizás si alguien me hubiese orientado, alcanzaba jugar en primera”, destacó.

MENSAJE PARA LA JUVENTUD
“Que luchen por sus sueños, si desean ser de élite, deben cuidar la alimentación, mucha práctica y ser responsables en todo. Con sacrificio, uno puede llegar a primera, además, el fútbol le distancia a la juventud de drogas y brinda la posibilidad de sobresalir”, dijo.



EL FUTURO
“Por ahora estoy en el arbitraje, un oficio que me gusta bastante. También estudié y me recibí de director técnico en fútbol. Creo que si surgen las posibilidades, me gustaría incursionar como entrenador”.

AGRADECIMIENTOS
“Especialmente a mi papá y a mi mamá. Mi padre siempre me llevó y me acompañó a las prácticas. Quizás no cumplí con mi padre porque él quiso verme jugar en primera división. A mi esposa y a mi hijo, quienes me apoyaron en todo momento”, enfatizó.

Nombres: Hugo Joel
Apellidos: Almeida Aquino
Fecha de nacimiento: 8 de agosto de 1979
Lugar de nacimiento: Acahay, departamento de Paraguarí
Apodo: Mbarakaja
Esposa: Cecilia Insaurralde
Hijo: Tobías
Puesto: Delantero
Estatura: 1,75 m.
Trayectoria: Ciudad Nueva, Luqueño, Sport Colombia, Quilmes de Argentina, Cabo Recalde de Arroyos y Esteros, selección Arroyense, Colonos Unidos de O’Leary, Cerro de Franco, Tupí Guaraní, Sol de América de Pastoreo, 13 de Junio, Nueva Esperanza, Cerro Largo, ambos de la Liga Santarriteña y selecciones Paranaenses.
Títulos obtenidos: Campeón con Cabo Recalde en el Ascenso de Arroyos y Esteros en 1999, campeón con Cerro de Franco en 2002, campeón con Tupí Guaraní en 2007, campeón con Nueva Esperanza de la Liga Santarriteña en 2014.


Joel Almeida (tercero, desde la izquierda, en cuclillas), en el equipo de Tupí Guaraní de la Liga Paranaense, junto con Fabio Dávalos, Alberto quintana Derlis Rodrigoez, Marcos Giménez, Carlos González, Derlis González, Ronny Da Silva, Jorge Acosta y otros


https://twitter.com/deportescdepy
Visit Us
Follow Me
YOUTUBE
https://www.instagram.com/deportescde/?hl=es-la